El hojaldre: desde la antigüedad hasta nuestros días, para crear dulces más allá del tiempo

E

hojaldre es una preparación a base de harina, agua y mantequilla con un sabor neutro que lo hace ideal para la realización de platos salados o dulces. Sobre todo en la pastelería, sirve para preparar dulces y tortas de sabor envolvente e inconfundible exaltando el gusto de cremas, fruta, chocolate y muchos otros ingredientes.

La preparación puede parecer más compleja que la de otras masas para dulces, pero el resultado merece indudablemente el esfuerzo y el tiempo requeridos.

¿Cómo nace el hojaldre? ¿Qué cocinero tuvo la brillante idea de crear una masa tan liviana y flagrante y al mismo tiempo tan versátil?

El hojaldre fue inventado en la antigüedad. Dan prueba de ello algunos dulces típicos de la pastelería árabe y mediterránea, como la blakava; una versión preparada con aceite en vez de mantequilla era utilizada por los egipcios, que la dieron a conocer a las poblaciones griegas e itálicas.

El origen de la creación de la receta del hojaldre típico de la cocina europea no está claro sino que resulta confuso, ya que existen historias y leyendas que dificultan la atribución precisa a un autor. Hay quienes sostienen que Marie-Antoine Carême, conocido como el cocinero de los reyes y el rey de los cocineros, estableció el método de las 5 vueltas que se utiliza aún hoy; para otros, la receta del hojaldre moderno fue ideada por François Pierre de la Varenne. Una leyenda sostiene que sería fruto del error de un aprendiz que olvidó la mantequilla en la masa brisée y añadió a la masa más mantequilla. Otros atribuyen el invento al cocinero pintor Francois-Claude Gelée...

El origen de la receta de esta preparación sigue siendo un misterio, pero poco importa, ya que el hojaldre ha dado vida a postres de sabor único, amados y saboreados por grandes y pequeños, como cañones rellenos de crema, medialunas y tortas milhojas y diplomáticas.