Planta de producción e investigación y desarrollo

Desde Desde 1939, fecha de su fundación, hasta hoy, Industria Molitoria Perteghella siempre ha gestionado su actividad en la óptica de una mejora continua. Con el objetivo de conquistar una posición cada vez más competitiva en el mercado y de suministrar a sus clientes el servicio más adecuado, la empresa se empeña constantemente en hacer cada vez más eficiente su sistema de producción.

La sede de la planta de producción siempre ha estado en Solarolo di Goito, eso nunca ha cambiado, pero a lo largo del tiempo se han realizado ingentes inversiones para renovar las instalaciones. Se han ido implementando mejoras no sólo para incrementar la capacidad productiva de la fábrica sino también para mejorar la calidad de los productos elaborados.

Particularmente significativa ha sido la renovación del sistema de molienda que la empresa ha promovido en los últimos años.

Un primer dato importante son las cifras de producción. De hecho, en la actualidad la planta alcanza una capacidad de molienda diaria extraordinaria, capaz de cubrir rápidamente la demanda del mercado: 270-300 toneladas de trigo blando y 80-100 toneladas de maíz molidas por día.

2009, 2010 y 2012 fueron años importantes:

  • en 2009 se inauguró la nueva planta de molienda de trigo blando, una de las más modernas de Italia. Fue diseñada y realizada con la colaboración de la empresa Buhler, líder en el sector de la tecnología avanzada para las empresas del sector alimentario;
  • en 2010 se reconstruyó la planta de molienda de maíz, con la que hoy es posible obtener harinas con una mayor conservación y con bajo contenido de grasas;
  • en 2012, además de edificar otro granero para el trigo blando, se realizó una nueva reforma de la planta de producción para garantizar la máxima salubridad y calidad de la materia elaborada y alcanzar la excelencia en el ámbito de la seguridad alimentaria.


A lo largo de los años, Industria Molitoria Perteghella ha obtenido importantes certificaciones de calidad de su sistema de empresa, y ahora está tramitando la certificación europea BRC-IFS, que da fe de la aplicación de estrictos estándares higiénico-cualitativos en los métodos de elaboración.

La empresa ha decidido afrontar los retos del futuro con la misma filosofía de los años pasados.

Nuevas inversiones han sido asignadas y otras están en fase de estudio. Es inminente una nueva ampliación de la planta de producción para hacer frente a las nuevas exigencias del mercado en términos de cantidad y calidad certificada de los productos comercializados.

Se construirán, en este orden, un edificio destinado al empaquetado de las harinas y una fábrica reservada exclusivamente a la elaboración de maíz.

Esta última inversión estará respaldada por un proyecto experimental conducido por la empresa con la colaboración de la Universidad de Milán: aplicando la mejor tecnología actualmente disponible, se potenciarán los sistemas de limpieza del maíz y se optimizarán los procedimientos de eliminación de las toxinas.

El objetivo: asegurar a los clientes productos de calidad cada vez más alta.

More in this category: « Tecnología